lunes, 10 de marzo de 2008

La Biblia y el yugo desigual

El versículo que más se cita es el del «yugo desigual»: «No os unáis en yugo desigual con los no creyentes. Porque ¿qué compañerismo tiene la rectitud con el desorden? ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas? ¿Qué armonía hay entre Cristo y Belial? ¿Qué parte tiene el creyente con el no creyente?» (2 Cor. 6:14, 15).

Aunque el contexto no hable del matrimonio, es aplicable el principio de la imposibilidad de comunión entre el creyente y el inconverso. El yugo era el aparato de madera que unía a los bueyes mientras tiraban del arado. En Deuteronomio, Dios dijo a los judíos que no araran con un buey y un asno a la vez. Se trataba de un «yugo desigual», doloroso para los animales e impráctico para el dueño. Otros estudiosos dicen que alude a una expresión militar que describe el acto de abandonar las filas.

La razón detrás del mandamiento de no unirse en yugo desigual la resume el siguiente autor: «La Biblia prohibe el matrimonio mixto entre creyentes e inconversos porque no es posible desarrollar en forma plena la verdad de "una sola carne". No se puede unir el espíritu viviente del creyente y el espíritu muerto (sin Cristo) del inconverso. No hay ni habrá comunión espiritual...Por lo tanto, la comunicación se realiza solamente a nivel del "alma"».*

En un capítulo importante sobre las relaciones, 1 Corintios 7, Dios también advierte que la viuda es libre para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor. Evidentemente, los solteros también son libres para casarse con quienes quieran, con tal que sea en el Señor.

Pero los versículos que «acusan» no sólo se limitan al Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento está repleto de referencias al naufragio espiritual que causan las relaciones mixtas. Tanto en Éxodo como en Deuteronomio, Dios ordenó a Israel que no se emparentaran con las naciones idólatras que la rodeaban: «No darás tu hija a su hijo, ni tomarás su hija para tu hijo. Porque desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirá a otros dioses, de modo que el furor de Jehová se encenderá sobre vosotros y pronto os destruirá» (Deut. 7:3, 4). Leemos sobre la obediencia y desobediencia de los israelitas, y los resultados de sus acciones: la insistencia y el esfuerzo de Abraham en encontrar una mujer piadosa para su hijo; los estragos en las vidas de Sansón y Salomón a causa de mujeres inconversas; el caos nacional en tiempos de Esdras y Nehemías cuando los israelitas se casaron con paganas; y el declive de Israel al mezclarse con los otros pueblos, no por razones racistas, sino espirituales.

Aunque estos textos hablen del matrimonio, contienen los principios para evitar el noviazgo con una persona inconversa. Aunque algunos argumentarían a favor de las relaciones mixtas (citando la vida de Rut la moabita, por ejemplo), el peso de la evidencia es que la mayoría de las relaciones mixtas han alejado al creyente de la fe, tanto en la historia bíblica como en la actual.

3 comentarios:

christiam dijo...

Yo estoy un poco confundida 10 anos en el evangelio, sirviendo al senor y cuando veo a un pastor que se quiere casar con su novia de la infancia que no es convertida, me dice ahora que como yo se si ella tiene la naturaleza de Dios que el yugo desigual es el que no tiene la naturaleza de padre. Yo quiero saber por que tengo hijos entonces yo no los quieros amargar. Diciendole que sea cristiano y tal vez es mas del mundo que de Dios como muchos dicen que son y realmente no son lo que dicen.Por eso a veces uno se desilucionas de los lideres por que los ves aconsejar en la palabra y despues hacen lo contrario.

Rosita.

ddinzey dijo...

En la mayoría de las ocasiones, los hombres (ser humano) toman la palabra de Dios y las endurecen para dificultar la vida a sus congéneres y manipular al otro ser humano, cuando no es fuerte en principios y en verdad. Está completamente claro que el "yugo desigual" con los infieles descrito por el apostol Pablo, implica que, la unión carnal o matrimonial con otra persona no creyente en Jesucristo, y que su forma de vida no refleja las virtudes de aquel que la dió por nosotros, es desigual. Sin embargo, cada religión, en razón de su mal interpretación de la Biblia, entiende que "yugo desigual" es casarse con otra persona de otra religión cristiana. Los cristianos están tan divididos en su forma de adoración a Dios que se han tornado "infieles" ellos mismos unos entre otros. Porque ¿cómo puede convivir un cristiano evangélico Bautista, Metodista, Lutherano, o Pentecostal con un Católico Romano? o ¿cómo pueden compartir una vida armónicamente un cristiano Adventista del 7mo. Día con un Evangélico Pentecostal?

La infidelidad la ha creado sus propias descreencias en las verdades biblicas, sus malas interpretaciones a lo establecido por Dios. Aún los mismos Judios dificultaron la verdad de guardar el Sábado a su propio pueblo y Jesús tuvo que enseñarles la forma correcta de hacer el bien en ese día; así hoy se considera a un verdadero cristiano (porque cree en cristo) como infiel, si no es de la misma religión con quien se casa uno de otra religión.

Desigualdad, en verdad existiera, si usted, siendo creyente en Cristo Jesús, se uniera a un(a) Indhu, o un Judio, o un Musulmán, quienes no aceptan a Jesús como Salvador Personal... o a los politeístas Chinos o Japoneses.

Como cristianos podremos dirimir nuestras diferencias doctrinales, con tal de servir a Dios, en el nombre de Jesús, pero el ser diferentes en doctrinas no nos hace infieles frente al otro; eso creo. Se que hay doctrinas que distorcionan toda la verdad bíblica para atraer al grupo de descreyentes que siempre los hay, con teorias falsas. Por eso mismo, Jesús advirtió de los falsos cristos y falsos maestros, quienes podrán engañar, si es posible, aún a los escogidos; por lo cual debes tener todo cuidado necesario para unirte a un supuesto cristiano.

Pero Dios es el único creador, salvador y juez, no hay otro. No obstante, los hombres todos toman el papel de jueces condenadores, si cometes esa falta, y te excluyen de tus iglesias... Miserables hombres, ¿quién los librará de esa carga de jueces atribuidas por ellos mismos? Gracias a Jesús, el autor y consumador de la fe, quien reconoció que la carne es débil y el espíritu fuerte, si está dispuesto a reconocer a Dios y hacer su voluntad.

Altencha Ala dijo...

en todas las cosas podemos encontrar cosas buenas y cosas malas. Haz escuchado el refran que dice haz lo que yo digo pero no lo que yo hago. eso te dice que lo importante no es imitar el comportamiento de tu pastor porque es un hombrte , lo importante es imitar su palabra porque es inspirada. la obra de satanas es provocar que los hombres caigan y que los que ven se decepcionen de andar en los caminos de dios, el papel de dios es darte su palabra que es agua de vida y que tu encuentres segun tu conveniencia los motivos para cumplirla o para desecharla.
dios te Bendiga: YAL